jueves, 6 de febrero de 2014

A mis hermanos perseguidos

A mis hermanos perseguidos
les escribo estas palabras
conozco algo de padecimientos
por la salud que me aqueja
pero no sé lo que es vivir con miedo
a que una turba irrumpa en mi puerta
algo tenemos en común
saber que Cristo nos salvo
aunque Satanás ruja como león
conocer la Verdad nos ayuda a resistir
es mi oración que Dios los fortalezca
y aún en la persecución la iglesia crezca
mirando a Aquel que sufrió
tal contradicción de pecadores contra si mismo
para que vuestro animo
no se canse hasta desmayar
Dios los bendiga hermanos míos
aunque no somos conocidos
yo sé muy bien que existen
que estas breves palabras
les sean de aliento
y que un día aunque sea como un sueño
podamos abrazarnos
que es el lenguaje que todos entendemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario